¿Qué son las contingencias comunes?

contingencias comunes

Las contingencias comunes son aquellas que causan una baja laboral pero no se producen a consecuencia del trabajo desarrollado. Hablamos, por ejemplo, de un accidente de tráfico, o de una pérdida de visión o de movilidad cuando no deriva de nuestras funciones laborales.

Como ocurre en el caso de las contingencias profesionales, las contingencias comunes activan el sistema de protección de la Seguridad Social. Por tanto, dan derecho a cobrar prestaciones y pensiones, aunque de menor cuantía que sus análogas laborales.

¿Cuál es la definición legal de contingencia común?

La Ley General de la Seguridad Social no nos ofrece una definición legal de contingencia común. De hecho, la definición de este concepto se hace contraponiéndolo a las contingencias profesionales.

Por tanto, podemos utilizar la definición que hemos dado al inicio del artículo. Es decir, estamos ante una contingencia común cuando la causa de la lesión incapacitante para el trabajo no tiene que ver con nuestro empleo.

Así, son ejemplos de contingencias comunes:

  • El desarrollo de una enfermedad incapacitante que no guarde relación con el trabajo, como una obesidad mórbida o una pérdida de movilidad.
  • Un accidente que se produzca fuera del horario laboral, siempre que no sea en el trayecto de ida o vuelta del trabajo, como un accidente de tráfico o una caída.
  • El padecimiento de una enfermedad transitoria o una indisposición que nos impida ir a trabajar, como un proceso gripal o una gastroenteritis.

¿Qué derechos me dan las contingencias comunes?

Las contingencias comunes dan derecho a pedir la baja en el trabajo, lo que implica que no iremos a trabajar y pasaremos a cobrar una prestación de la Seguridad Social en lugar de nuestro sueldo.

La naturaleza y cuantía de esta prestación depende de muchos factores. Los más importantes son nuestro sueldo, el grado en que nuestro estado de salud nos incapacite para prestar servicios y el tiempo de recuperación.

A diferencia de lo que ocurre con las contingencias profesionales, cuando nos afecte una contingencia común se nos exigirá algunos requisitos para causar derecho a las prestaciones. En sentido general, estos requisitos son estar de alta en la seguridad social y haber cotizado cierto tiempo anteriormente. De todos modos, cada prestación tiene sus propios requisitos.

Las prestaciones más comunes a causa de contingencias comunes incluyen la incapacidad temporal, la incapacidad permanente y las prestaciones por muerte y supervivencia (principalmente viudedad y orfandad).

¿Hay algún modo de pasar de contingencia común a enfermedad profesional?

Sí. Cuando el servicio de salud que nos ha atendido determina que la contingencia causante de nuestra lesión o enfermedad es común pero no estamos de acuerdo, podemos recurrir al proceso de determinación de la contingencia causante.

Esto nos permitirá que se revise el caso y, de ser procedente, se determine el origen laboral de la lesión, lo que abrirá las puertas a prestaciones de mayor cuantía. En ocasiones será necesario tramitar este proceso para tener acceso a las prestaciones.

Contenidos relacionados con «¿Qué son las contingencias comunes?»